Terra Noticia

Biden Impone Estrictas Medidas Migratorias para Frenar el Flujo en la Frontera Sur: Estrategia Electoral y Controversia

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha firmado una orden ejecutiva que establece nuevas y estrictas restricciones para el ingreso de migrantes indocumentados y la obtención de asilo. Esta acción llega en un momento crítico, a solo cinco meses de las elecciones presidenciales, donde el tema de la migración ilegal es uno de los más debatidos. La orden implementa medidas temporales para controlar el flujo migratorio cuando la frontera sur esté «saturada».

Nuevas Restricciones en la Frontera Sur

Las restricciones, que entrarán en vigor desde la medianoche de este martes, buscan acelerar las deportaciones. Blas Núñez-Neto, subsecretario de Política Fronteriza e Inmigración, explicó: «Estas medidas aumentan significativamente las consecuencias para quienes cruzan nuestra frontera de manera ilegal». Las políticas se activarán automáticamente cuando las detenciones diarias superen las 2.500 durante una semana y se suspenderán si bajan a menos de 1.500 en el mismo período.

En mayo, alrededor de 3.800 migrantes cruzaron la frontera cada día, totalizando 118.000 detenciones ese mes, una cifra significativa aunque menor a los picos de diciembre pasado.

Detalles de la Orden Ejecutiva

Las medidas incluyen:

  • Inelegibilidad para Asilo: Migrantes que crucen ilegalmente no podrán solicitar asilo, salvo excepciones como menores no acompañados, víctimas de trata o emergencias médicas.
  • Deportación Acelerada: Los detenidos serán deportados rápidamente y solo podrán ver a un oficial de asilo si temen regresar a su país.
  • Entrevistas más Rigurosas: Las entrevistas de asilo tendrán criterios más estrictos.

Estas medidas, según Núñez-Neto, permitirán repatriar a más personas de forma expedita. Los migrantes con citas programadas mediante la aplicación CBP One podrán seguir con su petición de asilo. Aquellos que no expresen temor de regresar a sus países serán expulsados en días u horas, y se les impondrá una prohibición de cinco años para reingresar a EE.UU.

Contexto Político

La implementación de estas medidas se produce en un contexto electoral tenso, con Biden posiblemente enfrentándose a Donald Trump en noviembre. Biden, al anunciar las medidas, buscó distanciarse de Trump, conocido por sus duras políticas migratorias. «Nunca calificaré a los inmigrantes como una amenaza para este país», afirmó Biden, aludiendo a declaraciones pasadas de Trump.

Biden también criticó al Partido Republicano por bloquear un acuerdo bipartidista de seguridad fronteriza. Acusó a Trump de usar el tema migratorio para atacarlo políticamente en lugar de buscar soluciones reales.

Cooperación con México

Biden elogió al gobierno mexicano por sus esfuerzos para detener el flujo migratorio antes de que llegue a la frontera estadounidense. «Gracias a los acuerdos, el número de migrantes que llegan ilegalmente a nuestra frontera se ha reducido significativamente», afirmó Biden. También destacó su intención de seguir colaborando con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y su sucesora, Claudia Sheinbaum.

Reacciones en México

Las autoridades locales en los estados fronterizos de México están preocupadas por el impacto de las nuevas medidas. Enrique Lucero, director de Atención al Migrante en Tijuana, advirtió que la implementación podría saturar los albergues locales. «¿Qué pasará con los migrantes no mexicanos, como aquellos de China, India o Turquía?», cuestionó Lucero.

Actualmente, los 33 albergues de Tijuana tienen capacidad para 5.500 personas, pero ya alojan a 3.500 tras una reducción del 60% en llegadas. Lucero teme que los albergues se saturen rápidamente si las nuevas medidas se implementan con las cifras actuales.

Reacciones de Activistas

La orden ejecutiva ha generado críticas entre activistas de derechos humanos. Jennie Murray, presidenta del Foro Nacional de Inmigración, expresó preocupación por el uso de la autoridad legislativa para implementar políticas restrictivas. Guerline Jozef, directora de Haitian Bridge Alliance, calificó la política como «un ataque directo al derecho humano de buscar asilo», advirtiendo que dejará a miles de personas vulnerables sin protección.

En respuesta a las críticas, Biden pidió paciencia y subrayó la necesidad de actuar. «No hacer nada no es una opción», argumentó Biden, enfatizando que Estados Unidos debe ser coherente tanto con sus leyes como con sus valores.

Conclusión

La nueva orden ejecutiva de Biden representa un esfuerzo significativo para controlar la situación en la frontera sur y abordar el complejo desafío de la migración indocumentada. Sin embargo, las repercusiones de estas medidas en Estados Unidos y México están por verse, y el debate sobre la política migratoria sigue siendo uno de los temas más divisivos en el panorama político actual.

Share this post :

Facebook
WhatsApp
X
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *